Hace unos días leí en un blog la reseña de un libro que parecía interesante. Sin embargo, me llamó la atención una frase que el autor de la reseña había incluido como de pasada. Afirmaba que el verdadero héroe de El Señor de los Anillos no es Frodo, sino Sam. Y además se permitía la frivolidad de calificar a Frodo como un quejica. Tengo que reconocer que, al menos una de las veces que he leído la novela, yo también llegué a pensar que Sam adquiría más protagonismo que Frodo (nunca hasta el punto de calificarle como un quejica). Pero no tardé en desechar esa idea. Sam es un héroe de los más grandes que se pueden encontrar. Hasta ahí, de acuerdo. Pero Frodo es más héroe, porque su carga es más pesada.

En la respuesta que dejé a la reseña que me sugirió este artículo, decía que quien piense que Sam es más importante que Frodo, en realidad no ha entendido a Frodo. Tampoco ha entendido el papel que juega la Providencia en El Señor de los Anillos.

En alguna ocasión, Tolkien respondió a las cartas de algunos lectores que denunciaban a Frodo como un fracasado. De hecho, es cierto que, después de haber llegado hasta el final, le faltaron las fuerzas para cumplir su misión. Así lo explica el propio autor en la carta 246: Muy pocos (a decir verdad, en cartas sólo usted y alguien más) han observado o comentado la “incapacidad” de Frodo. Es un detalle muy importante.

Desde el punto de vista del narrador, los acontecimientos en el Monte del Destino proceden simplemente de la lógica del cuento hasta ese momento. No fueron deliberadamente elaborados ni previstos hasta que ocurrieron.  Pero, por empezar, se hizo muy claro por fin que Frodo, después de todo lo ocurrido, sería incapaz de destruir voluntariamente el Anillo. Reflexionando sobre la solución después de llegada a ella (como mero acontecimiento), siento que resulta fundamental en relación con la entera “teoría” de la verdadera nobleza y heroísmo que se presenta.

Un reconocimiento (Frodo fue incapaz) y una advertencia (precisamente por eso es verdaderamente un héroe). Acto seguido, Tolkien emprende un discurso algo complicado acerca de los juicios morales: en conclusión, viene decir que tenemos que ser muy estrictos en cuanto a lo que nos exigimos a nosotros mismos (cada uno a sí mismo) pero más moderados a la hora de juzgar a los demás. Después aplica su explicación al caso de Frodo:

No creo que Frodo fuera un fracaso moral. En el último momento la posesión del Anillo alcanzaría su máximo; imposible, diría yo, que cualquiera pudiera resistirlo, seguramente después de conservarlo tanto tiempo, meses de incrementado tormento, hambre y agotamiento. Frodo había hecho lo que podía y estaba exhausto (…) y había logrado una situación en la que el objeto de su búsqueda era alcanzable. Su humildad (con la que había empezado) y sus sufrimientos fueron justamente recompensados por el más alto honor; y su ejercicio de la paciencia y la misericordia que usó con Gollum le ganaron la Misericordia: su incapacidad quedó enmendada.

En resumen, Frodo fue un gran héroe. Más que Sam, por supuesto, porque sufrió más. En concreto, lo entregó todo, hasta la posibilidad de permanecer en la tierra que amaba. No hay que despreciar el papel de Sam, cuyo heroísmo fue imprescindible para que Frodo pudiera llegar hasta donde llegó. Pero no existe punto de comparación entre los dos.

Y si digo que rebajar a Frodo es no haber entendido nada, no es porque yo tenga un cariño exagerado y absurdo por un personaje de ficción. Es porque si no se comprende el heroísmo del personaje principal, es imposible comprender el pensamiento profundo que encierra el libro. Un pensamiento que nos habla del valor de entregarse a los demás y olvidarse de uno mismo hasta los límites más extremos. Un pensamiento que necesitamos como el aire, precisamente en nuestros días, cuando el relativismo y el egoísmo impregnan el ambiente y la cultura.

Anuncios

17 comentarios sobre “EL VERDADERO HÉROE DE El SEÑOR DE LOS ANILLOS

  1. Hola, soy el “provocador” de esta entrada. Lo primero decir que me alegro, porque este es un buen post, se nota que eres un estudioso de Tolkien (yo desde luego no lo soy). Después decir que tienes razón en calificar de frívolo mi comentario: no se puede andar por ahí diciendo que Frodo es un llorón. Otro error ha sido usar la palabra “héroe” no en su sentido técnico-fantástico, sino más de andar por casa: he confundido la heroicidad con la fidelidad, que no obstante a veces andan cerca, el “ser el héroe” con “es mi héroe”.
    El problema que tengo es que después de ver las pelis de Peter Jackson, siempre que me imagino a Frodo me viene a la cabeza Elijah Wood haciendo pucheros, sus grandes ojos azules arrasados en lágrimas, en diversos momentos del filme, y en ese momento no puedo evitar el pensamiento de “este tío es un llorón” (quizá el llorón sea Elijah y no Frodo). Y luego está, claro, que cuando leí el libro simpatice mil veces más con Sam: siempre ha sido más de “segundos de a bordo”.
    Espero verte de nuevo por “De libros que leo”. De momento veo que sigo en el blogroll.

    1. Muchas gracias. En primer lugar por identificarme como “estudioso”, en lugar de como freaky… Así es como me gusta describir mi entusiasmo por la obra de Tolkien, con esa palabra justamente. En segundo lugar, por darme la razón con tanta sencillez. Pero ahora soy yo el que te da la razón: en las películas de Peter Jackson, Frodo lloriquea demasiado, aunque hay que reconocer que el personaje concebido por Tolkien era realmente difícil. Pienso que no hay muchos que hubieran sido capaces de hacerlo mejor que Elijah Wood… Y luego te doy la razón en el hecho de que Sam es realmente simpático, tanto en el libro como en la película. En la misma carta que cito en el post, dice Tolkien que Sam fue creado para que lo amaran y para que se rieran de él. Y en una cosa te vuelvo a contradecir: confundir fidelildad con heroicidad no me parece un error. Pienso que la heroicidad se puede manifestar de muchas formas: y en Sam se manifiesta en fidelidad, aunque no sólo (se enfrenta con verdadero valor a Ella-laraña, por ejemplo; y cuando cree que Frodo está muerto, carga él con toda la responsabilidad… también está dispuesto a darlo todo…).
      Total, que muchas gracias, que me has hecho pasar buenos ratos reflexionando y escribiendo sobre El Señor de los Anillos. Seguiré visitando tu blog.

  2. Aquí estoy yo también, detrás de Ion, para darte la razón. Y tras leer vuestros dos comentarios, creo que siguiendo la estela de humildad y elegancia de la que ambos habéis hecho gala, voy a ser verdaderamente honesto y breve, y también voy a darte la razón. Mi problema, como el de Ion, es E. Wood; las pelis me han estropeado la relectura de ESDLA.

    Y según escribo y voy pensando en otros personajes del libro, veo con más claridad que prácticamente todos son héroes; todos luchan contra sus demonios – a veces demonios no figurados- y, pese a mayores o menores derrotas parciales -también algunas no solo morales sino reales, ninguno claudica; hasta Boromir, tras fallar y admitir su error, después da la vida.

  3. ¡Aquí estoy de nuevo! Creo que la estoy liando, no se puede dialogar en tres entradas a la vez. Sólo dos cosas. Una, que ante la verdad pienso que sólo cabe la sencillez de aceptarla; cualquier otra actitud es intentar derribar un muro a cabezazos. Y dos, la palabra friki procuro no usarla: el español tiene suficiente riqueza. Si lo supieras todo sobre literatura japonesa fantástica, y en lugar de una foto en tu perfil hubieras puesto a Koji Kabuto (el que conducía a Mazinger Z), pues me hubiera sentido tentado a usarla, pero estudiar a un autor como Tolkien merece otros calificativos más respetuosos. Es más, me cabrea un poco que a Tolkien lo confundan con un autor para gente rarilla que se viste de muñeco de juego de rol. En todo lo demás que dices estoy de acuerdo. Seguimos en contacto.
    Pd: para Ignatius. A mi Viggo me decepcionó un poco haciendo de Aragorn: en mi imaginación era más mayor, un tipo entre 50 y 55 pero en buena forma, pelo grisáceo, más cercano a la sabiduría que a la fortaleza física.

    1. Yo había deducido lo mismo al ver tu foto en tu blog, pero no tenía intención de insistir en ese aspecto :). Además, no es un dato que me favorezca, cuando hablamos de estudiar.

  4. No tengo ni idea de cómo he llegado hasta aquí, el caso es que he leído vuestras disertaciones sobre ESDLA, Mazinguer Z (yo sí lo conozco, incluso gané un concurso de niño dibujándolo de memoria), frikismo, heroicidad…
    Lo he pasado bien, primero porque me identifico con vuestras inquietudes, segundo porque cada cual en lo suyo ha procurado enriquecer, que no menoscabar, lo aportado por el contrario y tercero porque me ha hecho reflexionar sobre la novela y la película. Aparte, meter en el mismo saco la literatura fantástica de corte occidental, centroeuropea, con la oriental (el Manga con sus héroes urbanos pos apocalípticos populares) me parece muy interesante. Esa mezcla da, seguro, para un nuevo género literario.
    Cuando leí la novela no me dio la impresión que Frodo fuera quejica, llorón, etc. Viendo (recordando) la película ya no lo tengo tan claro. Se me ocurren varias cosas; la peli es una interpretación de la novela, lo que a mí me queda después de leerla es lo que cuenta, no lo que vi en el cine. Para mí Frodo fue sí fue un héroe, un personaje de carácter elevado en la epopeya Tolkiniana, quizá el mayor de todos, pues a él correspondió convertir en éxito o fracaso el trabajo de todos los demás, Frodo fue la punta de lanza y Sam el palo necesario. Sam vivió esos últimos momentos sin La Carga, por eso, y porque su papel de Sancho Panza siempre es más agradecido, lo recordamos mejor.
    Otros podrían desvirtuar las escenas finales de ESDLA en el cine diciendo que Sam no fue más que un homosexual hipnotizado por los ojos de Frodo. El caso, y para acabar, que ya me he perdido, es que si esas escenas las hubiéramos visto y oído en versión original, quizá el recuerdo sería distinto. La interpretación de Frodo, creo haber leído por ahí, no es tan de quejica como la española.
    En fin, he escrito sabiendo que no aporto nada nuevo pero apoyando con mi presencia el trabajo serio que os tomáis con vuestros blogs.
    Saludos.

  5. Por cierto, aporto un dato más:
    El mito del héroe, que quizás sea el más conocido del mundo, se encuentra en las más diversas culturas y también en nuestros sueños. Puede variar en cuanto a los detalles pero su estructura es similar en todas sus manifestaciones. Estas historias se refieren generalmente a un héroe cuyo nacimiento es humilde y milagroso, dotado de fuerzas sobrehumanas, que llega al poder triunfando sobre el mal, muestra la misma debilidad de un mortal y finalmente es traicionado o sacrificado como un héroe*.

    Todo encaja.

    Frodo sí es un héroe.

    * Extraido de: http://filosofia.laguia2000.com/general/el-mito-del-heroe

    1. ¡Bienvenido! Te agradezco tu aportación, que además me parece bastante valiosa. Aunque pienso que en realidad Frodo no encaja con el héroe típico, salvo en lo que se refiere al triunfo sobre el mal. Su nacimiento es tan común que Tolkien ni siquiera habla de él más que indirectamente. No tiene fuerzas sobrehumanas, casi diría que al revés. Bueno, también es cierto que al final padece la traición… A pesar de no encajar -según yo lo veo- no por eso deja de ser un héroe. Lo es porque vence al mal, y sobre todo porque lo vence para bien de los demás.
      Muchas gracias, Fernando, y todos los que me estáis haciendo pasar tan buenos ratos escribiendo sobre uno de los temas que más me gustan. Volved siempre que queráis.

  6. Josemaría, te estamos escribiendo entre todos un artículo para una revista especializada. Me parece que lo que dice Fernando sobre la película en su primer comentario es una buena pista.

    1. Muchas gracias por la sugerencia. Ojalá tuviera tiempo para dedicarme a escribir artículos sobre el Señor de los Anillos en revistas literarias… De hecho, este blog es en parte un modo de satisfacer mi ilusión por escribir mis reflexiones sobre el libro que más me gusta, ya que no tengo ni tiempo ni medios para transformarlas en una investigación convenientemente documentada y seria. De todos modos, si conoces alguna de estas revistas que pueda interesarse en artículos como los que pongo en mi blog, casi al dictado de lo primero que se me viene a la cabeza (con temas sobre los que llevo tiempo reflexionando), te agradeceré que me des la referencia. ¿Qué te parece, por ejemplo, la serie sobre “Destino y libertad en El Señor de los Anillos”? Pronto publicaré la cuarta parte, y ya estoy empezando a escribir la quinta (y espero que última, aunque al principio había pensado en tres).

  7. Muchas gracias por escribir tan bien para que los demás podamos aprender de vosotros, esto en primer lugar, ya que no tengo tanta pasión por la lectura como la que profesáis.
    La segunda es dejar la humilde opinión sobre el tema, tanto la mía como la de mi mujer. Ella piensa que Frodo es débil y que el verdadero héroe es Sam, si bien yo opino todo lo contrario.
    Dice que en principio parecía que Frodo tenía una perspectiva de convertirse en el salvador de la trilogía, pero que fue evolucionando (decreciendo) a peor, apareciendo el verdadero héroe, Sam.
    Yo no comparto su opinión y le puse un ejemplo, la carga que soportó Frodo se la comparé al embarazo de una mujer, salvando las distancias, no es tan dramático y definitivo el estar en estado como la de salvar tu mundo y dejar tantas cosas por el camino.
    Le puse este ejemplo ya que las mujeres son las que soportan la carga, su dureza, el dolor, por lo que sufren, los cambios de su estado de ánimo, cambios que en algunos casos llegan a odiar a sus crías, por lo que la pareja que tienen a su lado (hombre) debe soportar, y con su fidelidad en el aguante de servir de bastón para llegar al objetivo que es común, concluyendo que finalmente el verdadero héroe son ellas.
    Bueno, ni por esas, utilizando la treta de alabar el sufrimiento de las mujeres para que entienda la carga que tuvo que llevar Frodo no he sido capaz de convencerla.
    PD He visto las películas varias veces, el libro no soy capaz de terminarlo, de ahí la envidia que os tengo que améis tanto la lectura.
    Atentamente jucael

  8. Llegué a esta entrada sintiendo aquella desesperación del héroe anónimo que apuntala a quien recibe los honores, pero realmente ha sido una muy buena reflexión la que he podido tener gracias a sus comentarios. A ver si con mi entrada se revive la conversación alrededor del tema y charlamos sobre los otros personajes, la trama, la intertextualidad, etc.
    Sería realmente un solaz poder intercambiar ideas con gente del nivel de ustedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s