Oliver Twist era huérfano. Había perdido a su madre el primer día de su vida. De su padre no sabía nada. Escapó del pueblo donde había nacido, donde quienes se encargaban de él lo consideraban perdido de antemano, solo porque era pobre. Su inocencia fue la cualidad que unos peligrosos criminales quisieron aprovechar para utilizarle, tratando de arrastrarle por la mala vida que llevaban. ¡Qué poco podían sospechar que sería precisamente aquel niño, con su inquebrantable empeño por ser bueno, la causa de su perdición!

Dickens es uno de los escritores que mejor retrata la sociedad de su época. Sus descripciones están llenas de detalles y, hasta las calles más sórdidas, mugrientas y oscuras de los suburbios más marginales del Londres del siglo XIX tienen su encanto poético cuando es él quien los describe. Hay varios personajes buenos, y otros tantos malos. Pero cada bueno lo es a su modo, y cada malo tiene sus propios matices, sus propios motivos oscuros. Algunos son estúpidos, otros hipócritas, otros astutos y traicioneros, otros generosos, o tienen coraje, o son honrados…

Todo esto da un realismo y una viveza extraordinarios a una historia apasionante. Es una novela de crítica social. Pero no una crítica cínica y amargada. Es una crítica con propuestas, que deja siempre el sabor de la esperanza. Que muestra cómo el ambiente más hostil es incapaz de frustrar la bondad genuina de los sencillos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s