Puede parecer que se trata de una distinción propia de discusiones bizantinas, pero a mí me parece importante. Sobre El Señor de los Anillos, Tolkien decía que en él no “se trata de nada”, salvo de sí mismo. Aun así, en una carta a W. H. Auden reconocía que, aunque la mayor parte de la gente que ha disfrutado del libro, era por haber encontrado en él una historia estimulante, no puede eludirse la pregunta formulada por la puerta trasera: “¿De qué se trata?”. En esa carta no da una respuesta clara a esa pregunta, pero en otra ocasión, escribió: si el cuento es “sobre” algo (a parte de sí mismo), no es, como según parece se supone en general, sobre el “poder”. La búsqueda del poder es sólo el motivo que pone los acontecimientos en marcha y creo que relativamente carece de importancia. Trata sobre todo de la Muerte y la Inmortalidad; y de las “huidas”: la longevidad y el atesoramiento de la memoria.

Considerándolo desde este punto de vista, o sea, en el contexto de una reflexión sobre la Muerte y la Inmortalidad, la cuestión sobre si Gandalf muere o no, o en qué sentido, aparece como algo crucial para una comprensión profunda del “cuento”, como lo llama Tolkien. Porque Gandalf es el único personaje en todo el libro que, de un modo u otro, escapa a la muerte. Así lo explicaba el autor a un amigo: Gandalf “murió” realmente y se transformó […]. Pero Gandalf, por supuesto, no es un ser humano (Hombre o Hobbit). No hay, claro está, nombres modernos precisos para decir lo que era. Yo aventuraría decir que era un “ángel” encarnado, estrictamente un anggelòs [Tolkien escribió esta palabra, que significa mensajero, con letras griegas]: es decir, junto con los otros Istari, magos, “los que saben”, un emisario de los Señores del Oeste, enviado a la Tierra Media, cuando la gran crisis asomó por sobre el horizonte. Por “encarnados” quiero decir que estaban dotados de cuerpos físicos capaces de dolor y fatiga, que sus espíritus sufrían el temor físico y la “muerte”, aunque, con el apoyo de un espíritu angélico, eran capaces de resistir largo tiempo y solo lentamente padecían el cansancio de la preocupación y el trabajo.

Gandalf, pues, es un Istari, lo que significa que no es ni Elfo ni Hombre ni Enano. Fue hecho antes de que existiera el mundo físico, y por tanto, aunque al encarnarse se vea afectado por el dolor y por la muerte, esa condición es accidental en él. Por eso, en la carta citada, Tolkien explica más adelante que para él era un sacrificio perecer en el Puente en defensa de sus compañeros, menos quizá que para un Hombre o un Hobbit mortal, pues él tenía un poder interior mucho más grande que el de ellos. Luego añade que, en otro sentido, el sacrificio era mayor, pero lo que ahora interesa es el sentido en que era menor: tenía un poder interior mucho más grande. Parte de ese poder consiste en que el conocía su propia naturaleza, y sabía que esta, en esencia, superaba la corporalidad y todo lo material. No tenía la misma incertidumbre sobre su destino.

Según las condiciones que el mismo Tolkien estableció para la Tierra Media y para los que habitan ese mundo imaginario, resulta plenamente lógico y coherente que Gandalf pueda “morir” y regresar después. Eso no habría podido ocurrir en el caso de otros personajes que mueren a lo largo de El Señor de los Anillos, como Théoden, Balin o Gil Galad, por citar ilustres representantes de las tres razas esencialmente corpóreas.

Al morir su cuerpo, mueren ellos. Lo que no significa que queden aniquilados y dejen de existir para siempre. ¿Qué ocurre con ellos? Este es el tema importante a ojos del propio Tolkien. En una de las múltiples ocasiones en que tuvo que molestarse en negar que su libro fuera una alegoría del poder atómico, escribió: el verdadero tema para mí se centra en algo mucho más permanente y difícil: la Muerte y la inmortalidad; el misterio del amor por el mundo en los corazones de una raza “condenada” a partir y aparentemente a perderlo; la angustia en los corazones de una raza “condenada” a no partir en tanto su entera historia no se haya completado.

Anuncios

2 comentarios sobre “¿MURIÓ REALMENTE GANDALF EN MORIA? (ii)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s