En la cita anterior, Tolkien habla de los hombres como una raza condenada a la muerte, y de los elfos como una raza condenada a la inmortalidad. Pero en lo dos casos, sitúa la palabra condenada entre comillas, como para atenuar el significado de una palabra tan fuerte. ¿Es que Tolkien consideraba el destino como una condena? Pienso que, en realidad, usa esa palabra porque habla del destino tal como lo viven los hombres y los elfos. Los primeros habían aprendido de los segundos a apreciar la belleza del mundo, y lo amaban, a pesar de que solo estaban de paso en la Tierra Media. Como estaban destinados a partir del mundo que amaban y aparentemente a perderlo, su destino pesaba sobre ellos como una condena. Era muy diferente, en cambio, el destino de los elfos. Para ellos la muerte era el don que Iluvatar había concedido a los hombres, mientras que ellos quedaban atados al mundo. Tolkien llegó a explicar, incluso, que a los elfos que morían antes de completarse la historia de Arda, les esperaba la reencarnación. Eran una raza, por tanto, “condenada” a no partir en tanto su entera historia no se haya completado.

Gandalf era distinto. No pertenecía ni a la raza de los Elfos ni a la de los Hombres, sino a la de los Ainur (los Valar y los Maiar). Por lo tanto, no quedaba sujeto al espacio y al tiempo; la materia no formaba parte de su ser. Sin embargo, había decidido, como otros Ainur, habitar en el mundo material, y después había sido enviado a la Tierra Media para luchar contra Sauron. No en un combate singular, sino enseñando a los Hombres y los Elfos cómo debían enfrentarse a él.

Pero lo que interesa aquí es observar que la muerte de Gandalf es una revelación importantísima para los hombres y los elfos. Me extravié fuera del pensamiento y del tiempo, lejos por sendas de las que nada diré, dice a Aragorn, Legolas y Gimli, después de que vuelvan a encontrarse en Fangorn. Ese fuera del pensamiento y del tiempo indica, pues, que hay algo más que el tiempo, algo más que la Tierra Media. Y eso tiene que ver con el mismo destino de los hombres. Al saber que hay algo más que el mundo tal como lo conocen y lo pueden pensar, pueden tener la esperanza de que su fin –el de todos, ya que todos mueren– no consiste en la mera aniquilación.

Los hombres de Gondor se afanaban en embalsamar los cuerpos de sus difuntos para evitar que terminaran corrompiéndose; pero eran hombres, y todos esos esfuerzos eran vanos. Porque Ilúvatar tenía un destino preparado para los Segundos Nacidos en el famoso “más allá”. Y a ese destino lo llamaban los Elfos el don de Ilúvatar, y no solo porque era un destino distinto del suyo, sino que fueron los Valar quienes les enseñaron a llamarlo así. Fueron los que más sabían acerca de los designios de Eru quienes les hablaron de ese don.

Ya que nos hemos asomado al Silmarillion, adentrémonos del todo para alcanzar la conclusión. ¿Cómo sería ese destino desconocido que los elfos consideraban un don otorgado a los hombres, aunque estos lo temieran? Ni siquiera los Ainur lo sabían. Pero sí sabían que Eru amaba tanto a los elfos como a los hombres, hasta el punto de que fueron llamados los Hijos de Eru. Eran parte del mundo, pero los Ainur no habían tomado parte en su creación, como les había sido concedido en el caso de todas las demás criaturas. Procedían directamente del mismo Eru, y solo de Él. Y por eso merecían ser amados por los Ainur que habían sido fieles, y odiados por Morgoth y todos los que le siguieron en su rebelión.

Entonces, si Eru amaba a los hombres, ¿cómo imaginar que el destino que les tenía preparado pudiera ser otra cosa que un don? ¿No sería ese don, precisamente, la posibilidad de percibir y conocer el amor que Eru les tenía? Es muy difícil saberlo, si no imposible. Lo que parece claro es que debía ser algo que merecía la pena desear.

Anuncios

2 comentarios sobre “¿MURIÓ REALMENTE GANDALF EN MORIA? (y iii)

  1. Gracias. Es muy interesante. Me ha aclarado bastante. Una pregunta ¿Por qué entonces dice “me extravié”? (que no tiene connotaciones muy positivas).

  2. Para responder a eso, habría que ver cuál es la palabra que usa Tolkien en la versión original, en inglés. De todos modos, no me parece que de las connotaciones de una palabra se pueda deducir un cambio radical del sentido de todo un pasaje…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s