Frodo

Creo que el protagonista de la historia era uno de los personajes más difíciles de representar en una película. Sobre todo en esta historia, de un significado tan complejo y en el que el héroe principal experimenta una evolución interior difícil de comprender. Porque, de hecho, a muchos no les basta la primera lectura de El Señor de los Anillos para comprender todo lo que le pasa a Frodo. Hay quien dice que, en realidad, no es el verdadero protagonista de la historia, sino que es Sam el que lleva a cabo las mayores hazañas.

Ya escribí una entrada sobre esta cuestión, y ya tendré ocasión de escribir más sobre las cualidades del inseparable compañero de Frodo, pero creo que es un error decir que Sam es el héroe principal. En primer lugar, porque Tolkien no es un autor que complique las cosas, que trate de sorprendernos presentando la historia con una apariencia para que luego descubramos que las cosas son de otra manera. Por eso, si el Anillo era la principal amenaza para los Pueblos Libres, y Frodo recibió la misión de destruirlo y la cumplió, Frodo es el héroe principal.

Algunos objetan que Frodo no habría conseguido nada sin Sam; que no sería el héroe que llegó a ser sin la ayuda de su fiel acompañante. La afirmación es cierta, pero en mi opinión eso no significa que Sam sea el héroe principal. Nadie se debe a sí mismo lo que es, y nadie consigue nada sin la ayuda de otros. En algunas novelas sí, pero no son las más perfectas. Nosotros podemos identificarnos con los personajes que necesitan ayuda, y no con los más poderosos a quienes no se resiste ningún obstáculo.

Pero en Frodo hay algo más que haber llegado hasta la grieta del Destino a través de peligros insospechados y desconocidos. De hecho, me atrevo a decir que no es ése su principal mérito, ya que lo consigue gracias a todo tipo de casualidades y golpes de suerte. Además de todo eso, que ya exige al cineasta un esfuerzo enorme de imaginación y de recursos técnicos, está el alma del personaje. Porque Frodo ha cambiado mucho a lo largo de la historia. Algunas cosas que dice en su conversación con Gandalf en Bolsón Cerrado, en el capítulo II, no las repetiría jamás al final del libro. Dice que Gollum merecería la muerte, y luego arriesga su propia vida para salvarle de la condena de los soldados de Faramir. Y luego, ya en la ladera del Monte del Destino, le perdona la vida a pesar de todos sus engaños y traiciones.

Otra cosa que hace de Frodo el héroe principal de El Señor de los Anillos (y, para mí, uno de los más grandes de toda la literatura) es la enorme magnitud de su sacrificio. Llega un momento en que no recuerda ni la Comarca, ni a sus amigos, ni nada de nada. Lo sacrifica todo, absolutamente todo, para librar al mundo del dominio del Señor Oscuro. Es muy difícil encontrar en nuestro mundo alguien capaz de realizar tan grandes sacrificios, aunque algunos se han visto. Pero por eso mismo es igualmente difícil comprender tanta generosidad. Y hay que ser un maestro para trasladar esa idea al cine.

¿Lo ha conseguido Peter Jackson? Yo diría que en gran medida sí. En la película, Frodo llora, y sobre todo gime, demasiado. Tiene unos sentimientos muy difíciles de comprender, y todavía más difíciles de representar. Y tanto gemido y desfallecimiento puede cansar un poco. Pero el guión trata de ajustarse a los hechos narrados en el libro, y por eso el sacrificio de Frodo queda testimoniado por sus obras, aunque en el libro las realice con más entereza externa. Eso se justifica por la necesidad de expresar de algún modo las tensiones que el personaje sufre en su interior a medida que va acercándose a Mordor. Si alguien es capaz de hacerlo mejor que Elijah Wood, pues adelante, pero a mí me parece que hizo un grandísimo trabajo digno de ser recordado en la historia del cine. Lo que no considero justificado es el hecho de que Frodo llegue a expulsar a Sam de la misión, pretendiendo seguir sólo con Gollum. Eso me parece exagerado e innecesario, y las dudas de Frodo se podrían haber representado de forma más suave (menos drástica y, por lo tanto, con menos morbo, pero sin cargar sobre la conciencia de Frodo decisiones que Tolkien nunca le habría hecho tomar).

Por último, es una lástima que por motivos de espacio se tuviera que suprimir toda una serie de episodios que reflejan muy bien en quién se ha convertido Frodo al final de la historia. Me parece que hay pocos que piensen que sobra todo lo que ocurre cuando los hobbits llegan a la Comarca y la encuentran ocupada por Saruman y sus secuaces. Además de ser una parte verdaderamente muy entretenida, allí se ve muy claramente a Frodo como alguien que perdona, que no se complace en castigar cuando no tiene más remedio. Todo eso habría alargado demasiado la película, y habría hecho que tuviera un final menos intenso. Hay que aceptar que una película no es un libro, pero también es necesario reconocer que ésa es una parte importante de la historia que escribió Tolkien.

Anuncios

Un comentario sobre ““EL SEÑOR DE LOS ANILLOS”: LIBRO Y PELÍCULA. Frodo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s