He decidido dedicar un apartado único a los dos amigos de Frodo, porque me parece que son dos personajes inseparables. Así es como quedan descritos en la novela y, con toda fidelidad, también en la película. Es verdad que hay un momento de la historia en que, contra sus deseos, se ven obligados a seguir caminos diferentes, pero ese alejamiento logra la unidad de dos partes de la narración que se sitúan en lugares alejados en el mapa de la Tierra Media. Además, no es menos cierto que, mientras no están juntos, Merry y Pippin están cada dos por tres pensando uno en el otro.

Era necesario que se separaran para que se fuera posible contemplar todos los aspectos de la historia con ojos de hobbit. Además, con esto no se logra solo que no se pueda pensar en uno de los dos sin acordarse del otro; también se consigue un interesante paralelismo entre los sucesos que ocurren en Rohan y los que tienen lugar en Minas Tirirth. Merry se pone al servicio del rey de Rohan, mientras Pippin entrega su fidelidad al Senescal de Gondor. Así se nos permite ver de cerca a dos grandes señores de los hombres, y compararlos. Los dos gobernantes tienen reacciones muy distintas, pero la lealtad de los hobbits que les sirven es siempre la misma, y es decisiva. Aunque ninguno de los dos señores concede demasiada importancia a estos escuderos, su intervención resulta decisiva en los momentos cruciales.

Tienen pocas cualidades, pero de un valor incalculable: corazón sencillo, y un coraje que les empuja a realizar hazañas que superan a las de muchos de los héroes más famosos. En lo que debe ser un intento de traducir en imágenes el inagotable sentido del humor que poseían en la novela, en la película tienen algo de cómico o ridículo. A veces, sobre todo Pippin, parecen un poco tontos, y eso no me acaba de gustar, porque en el libro son, a lo sumo, algo inconscientes, pero hacen reír con comentarios graciosos o con ocurrencias originales, pero no con comportamientos estúpidos ni caras de bobo. Pero es un problema de matiz; en general quedan muy bien caracterizados en sus rasgos principales.

Es una lástima que se haya perdido la idea, clarísima en el libro, de que se unen a Frodo por pura amistad, porque le aprecian en serio. En la película se topan con él en medio de un sembrado y le siguen porque se ven mezclados sin saber cómo en el momento en que aparece el jinete negro y les persigue a todos. Eso tiene poca lógica, porque si hubiese sido así se hubieran vuelto a sus casas una vez cruzado el río.

De todas formas, una vez superado ese punto, y eso es al principio de todo en la película, hay que insistir en reconocer que son en casi todos los aspectos el Merry y el Pippin que habíamos conocido al leer la novela: dos personajes inolvidables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s