Como viene siendo habitual en los últimos meses, algunos tratan de justificar las agresiones que cometen durante un partido de fútbol diciendo que habían sido provocados. Nadie consideró justificado que Zidane tumbara a Materazzi de un cabezazo, aunque a la mayoría nos cae mejor el francés que el italiano. Sin embargo, ahora se ha puesto de moda considerar que el agresor es víctima, solo porque dice que le han provocado.

Sé que algunos estarán pensando en Mourinho y su dedo en el ojo de Tito Vilanova, y también en el partido de ayer. Reconozco que son los incidentes que me mueven a escribir esto, pero no quiero juzgar casos concretos, sino reflexionar para que seamos mejores en el futuro. De hecho, el comportamiento de Mourinho ha mejorado tanto en las últimas semanas, que ahora podría decirse que es ejemplar. Yo se lo agradezco. En cuanto a Kanouté, ayer publicó un Tweet pidiendo perdón: era un poco genérico, y además no ahorraba la excusa de que le habían provocado, pero algo es algo.

Lo que me parece absurdo es que alguien tenga la esperanza de que su agresión se comprenda y se justifique, solamente con decir que hubo una provocación. Y sin embargo es así: cuando dicen eso, inmediatamente cae la sospecha sobre el agredido, y el agresor pasa a tener también algo de víctima, y se atenúa la mala imagen que se ha ganado a pulso. Mientras tanto, el agredido, que nadie puede asegurar que haya realmente provocado de algún modo al agresor, empieza a ser considerado como alguien que se lo ha buscado.

Yo dedico parte de mi tiempo a organizar un equipo de fútbol de niños de diez u once años, y no les consiento insultos al contrario, ni siquiera cuando han recibido una falta más dura de lo razonable. Si, a esa edad, las personas son capaces de contenerse aun en medio del fragor de un partido intenso; ¿cómo no podrá exigirse a un adulto, que además es un profesional que cobra una millonada por ese trabajo, que respete unas reglas, ya no de juego, sino de civilización?

Sería deseable que cualquiera que alega provocaciones para justificar sus actos violentos fuera ridiculizado por todos. La prensa vende las cosas de la forma que le da más dinero. Si el público fuera menos aficionado al morbo y, en cambio, más amigo del deporte y del juego limpio, entonces podríamos avanzar en la buena dirección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s