Me enfrento ahora al primero de los personajes ajenos a la Compañía del Anillo. Un personaje clave en la historia de El Señor de los Anillos, tanto en la película como en el libro; fundamental, no sólo para el argumento básico, sino también para captar el fondo de toda la narración. Algunos han acusado a Tolkien de ser demasiado simplista, diciendo que en su historia los buenos son demasiado buenos y los malos demasiado malos. Ya hemos visto, al hablar de Frodo y de Boromir, que no es así con los buenos, y ahora Gollum nos demuestra que tampoco es así con los malos.

Porque Gollum es Sméagol. En el pasado había sido un hobbit. Después se había convertido en un monstruo, pero no había sido así siempre. Fue víctima del poder de atracción del Anillo forjado por Sauron, y se volvió un ser solitario y despreciable. Una vez que el lector conoce su historia, deja de considerarlo un malvado y comienza a verlo como un desgraciado; una pobre criatura.

Creo que Peter Jackson logra transmitir muy bien esa sensación, en especial en la escena en la que Smeagol dialoga con Gollum. Una escena memorable, que da una idea muy precisa de qué es lo que le pasa a esa criatura. Me parece, sin embargo, que en la película no se llega a tener tan claramente como en el libro la impresión de que Smeagol podría haber alcanzado la redención. Cuando leí el libro por primera vez, llegó un punto en que pensé que realmente se iba a volver bueno, y hay pasajes en los que todavía no sabría decir si la simpatía que demuestra a los hobbits es sincera o no. No recuerdo haber leído nada en las cartas de Tolkien ni en ningún otro sitio sobre este detalle en particular.

Lo que sí me parece claro es que la intención del autor era que este personaje tuviera una intervención crucial en el desarrollo y la solución final de la historia. Lo dice Gandalf, en una de las frases más conseguidas de toda la historia: No hay muchas esperanzas de que Gollum tenga cura antes de morir, pero creo que aún podría salvarse: está ligado al destino del Anillo. El corazón me dice que todavía tiene un papel que desempeñar, para bien o para mal, antes del fin; y cuando éste llegue, la misericordia de Bilbo puede determinar el destino de muchos, no menos que el tuyo. Y creo que esta frase demuestra que, en la mente de Tolkien, Gollum “podría” haber rectificado, aunque al final no llegó a hacerlo.

Es muy difícil imaginarse cómo habría concluido la historia si Smeagol se hubiera terminado liberando de la influencia del Anillo. Habría sido una poderosa historia de conversión. Sin embargo, al seguir siendo malvado, Gollum se convierte en un nuevo ejemplo de una idea muy típica de Tolkien, debida a su fe, según la cual la Providencia aprovecha los males causados por las criaturas libres para que sus designios buenos alcancen su cumplimiento. Es lo que dice Ilúvatar al principio de El Silmarillion: Y tú, Melkor, verás que ningún tema puede tocarse que no tenga en mi su fuente más profunda, y que nadie puede alterar la música a mi pesar. Porque aquel que lo intente probará que es solo mi instrumento para la creación de cosas más maravillosas todavía, que él no ha imaginado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s