LA FORMA DE LAS LETRAS

Como a la mayoría de los niños, a mí me aburrían profundamente los cuadernos de caligrafía. Sin embargo, ahora me gustaría tener tiempo para aprender este arte más en serio. Ahora tengo mucho más interés por las distintas formas, decenas y decenas, que pueden darse a las letras sin perjudicar su comprensibilidad. Esta curiosidad nació cuando ya no tenía que rellenar los cuadernos de caligrafía. O sea, después de tercero de primaria.

Tuve un profesor que nunca llegó a caerme ni demasiado bien ni demasiado mal. Era bastante aburrido, pero usaba un recurso que a mí me motivaba: cuando nos corregía los deberes, ponía una nota que podía ser mal, muy mal, normal, bien, muy bien o excelente. Pero si te ponía excelente, además solía añadir desde una hasta cinco estrellas. ¿Y qué diferencia había entre un excelente con una estrella y un excelente con cinco estrellas? Pues, a parte de no haber cometido errores, o solo unos pocos sin importancia, a ese nivel contaba mucho la presentación. En concreto, si hacías buena o mala letra.

Como yo quería luchar para conseguir las cinco estrellas cuantas más veces mejor, cuando supe lo importante que era hacer buena letra, empecé a experimentar. Ya me había dado cuenta de que había profesores que hacían la a con el rabillo hacia arriba, y otros que la hacían como una o de la que salía un tobogán. Y lo mismo con muchas otras letras. Luego noté que las letras podían ser más redondas o menos, más anchas o menos… Y experimenté con letras muy grandes y redondas, que se leían con toda claridad, y le pregunté al profesor si le gustaba. Me dijo que estaba bien, pero que le gustaba más cómo escribía antes, con la letra pequeña (que había ido haciendo imitando a mi hermana mayor, aunque la suya era más redonda y clara, más de niña).

Desde entonces no he dejado de experimentar, y tengo ya varios tipos de letra, y no sé cuál es el mejor de ellos. Tengo letras cursivas, arcaicas, modernas, grandes, pequeñas, retorcidas, estilizadas, alargadas. Una vez, organizando un partido de fútbol, inauguré una lista con mi nombre, y luego varios amigos me pidieron que les apuntara, y escribí el nombre de cada uno con una caligrafía distinta, y luego nadie sospechaba que todos los nombres los había escrito la misma persona. Todo un reto para esos peritos calígrafos que tienen contratados en los juzgados para que dictaminen si una firma corresponde al acusado o no. Nunca me he fiado de sus conclusiones, aunque siempre he pensado que se trata de un trabajo interesante.

Anuncios

2 comentarios sobre “LA FORMA DE LAS LETRAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s