Uno de los libros de aventura que más me gustan es La isla del tesoro. No sabría decir cuándo lo leí por primera vez, pero sí que estoy seguro de que desde siempre ha sido para mí uno de los grandes clásicos. Puedo haberlo leído siete u ocho veces, si no más, y nunca me ha defraudado. Me gusta porque es una historia en la que pasan muchas cosas, y porque tiene personajes muy variados y muy curiosos. Creo que ése ha sido siempre el motivo de que me gustara tanto, y por eso pongo este párrafo entre los recuerdos de épocas no muy precisas. Y, ya que estamos, también diré que el marinero con una sola pata es uno de los personajes que más me han impresionado desde que era niño. Es un malo “muy bueno”, porque consigue que hasta el lector le tenga miedo y, al mismo tiempo, aprecio. Son las mismas sensaciones que despierta en Jim, el protagonista de la historia; o sea que es un libro que, al leerlo, uno vive la historia que se cuenta en sus páginas, en el sentido en que se puede decir que se vive lo que se lee, que no es un sentido figurado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s