En un sofocante atardecer de verano, un viajero se encuentra en el camino con un extraño caminante: un hombre corpulento, todo cubierto con ropas gruesas y extremadamente calurosas. Está sudando de manera escandalosa, y ni siquiera se desabrocha la camisa, porque en realidad intenta que ese sudor borre las ilustraciones que tiene tatuadas por toda la piel.

No son simples tatuajes, sino ilustraciones que se mueven cuando las miras, y cuentan historias. No meros cuentos, sino sucesos del futuro. Dieciocho relatos escritos con la maestría de un autor que domina la tensión y las emociones (tanto de sus personajes como de sus lectores).

Con este libro, queda demostrado que la fantasía y la ciencia-ficción, como géneros literarios, no tienen por qué ser formas de escapismo. Pueden ser el camino para buscar nuevas luces que ayuden a comprender mejor el mundo real y el tiempo presente, nuevas herramientas que nos permitan afrontar los retos que la vida pone ante nosotros en estos días.

Son cuentos entretenidos –es lo primero que se le pide a un cuento– y, además, te hacen pensar. Plantean cuestiones y no suelen dar respuestas. Como máximo, las sugieren. En cualquier caso, ayudan a que el cerebro se ponga a funcionar. Algo que no siempre se le puede pedir a un cuento, pero que, cuando te lo da, es muy de agradecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s