Ahora que te has ido me parece
que te tengo más cerca que en la vida.
Todo lo que dejé sin escribirte
Tú lo sabes ahora sin palabras;
la ayuda que de ti me faltó siempre
por no saber pedírtela en su día,
no estaba en el alcance de un mortal…
Y lo que sí, jamás me lo negaste.
Ahora puedes más y generoso,
en nombre, pese a todo, de un recuerdo,
me ofreces lo que exige mi camino.
Y yo, que sigo siendo un niño ingrato,
no llego ni a llorar; no sé acordarme
de todo lo que hiciste por tu hijo,
ni entiendo lo que dices desde el Cielo
a un alma que lamenta no saber
qué hacer con los recuerdos que le quedan,
ni cómo a tanto bien darte las gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s