Antes de estar en tantos libros fuiste
un profeta famoso y muy querido
por los mismos que luego te mataron.
Pero antes de eso fuiste un niño más
de los que juegan y preguntan todo.
Un oficio aprendiste igual que hicieron
antes que Tú y después tantos mortales.
Las mismas penas y los mismos gozos.
Pero antes de eso fue tu voluntad
cantar tu primer llanto en un pesebre
naciendo en una casa de animales.
Al nacer Dios el mundo ni se entera,
solo los pastorcillos porque el ángel
con su “¡Gloria en el Cielo!” les anuncia
que ha llegado el Mesías esperado.
Y los magos que miran las estrellas
supieron descifrar el gran prodigio.
Dos mil años después esa Noticia,
después de haberla oído tantas veces
me sigue pareciendo igual de nueva.
Una vez más quisiera que me cambies;
que me hagas ser más bueno, solo un poco
que aprenda tu pobreza y tu obediencia,
que vuelva a ser un niño cuando rece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s